taller de finanzas para padres de familia

download report

Transcript taller de finanzas para padres de familia

TALLER DE FINANZAS PARA PADRES DE FAMILIA

Marzo 2012

Taller de Finanzas para Padres de Familia

CÓMO LLEVAR LA ORGANIZACIÓN DE LOS GASTOS DE FAMILIA

La correcta planificación de las finanzas personales permite optimizar nuestros recursos financieros para alcanzar diferentes objetivos.

Hoy en día es muy importante tener un mejor control de nuestra economía, y con esto nos referimos a tener perfectamente identificado lo que ganamos contra lo que estamos gastando.

Como primer punto tenemos que definir y hacer conciencia que lo que estemos gastando no supere lo que estemos percibiendo, llámese sueldo, bonos, compensaciones o extras.

Existen 3 rubros importantes a cubrir en esta planificación de las finanzas personales que son:

Ingreso, Gasto, Ahorro e Inversión

.

Te presentamos algunos tips para controlar estos gastos: o Iniciemos haciendo un diagnostico, si los gastos son mayores a los ingresos tenemos que identificar perfectamente del tiempo puede mermar nuestra economía.

cómo podemos reducir esos gastos y ajustarnos. De lo contrario, comenzaremos a tomar crédito (si es que tenemos acceso al mismo) y estaremos pagando intereses caros, lo cual con el paso o Si nuestros ingresos son variables, podríamos usar la media de los doce últimos meses.

o Tenemos dos tipo de gastos, los fijos como renta, transporte y cuotas fijas, en estos no podemos tener ningún ahorro ya que son recurrentes. Los gastos variables como comida, servicios y entretenimiento; en estos es donde existe una mayor oportunidad de ahorro.

o Controlar el nivel de gasto será la clave para un mejor desarrollo económico.

o Conocer exactamente en qué gastamos nuestro dinero nos puede ayudar por un lado, a identificar el grado de necesidad de cada gasto; y por otro lado, a conocer en qué campos podemos intentar reducir el gasto. Lo que pretendemos es reducir el gasto en algunas cosas no imprescindibles para poder dedicar ese dinero a pagar otras deudas o cargas que tengamos, mejorando nuestra situación financiera de ese modo por partida doble.

o De manera mensual elabora una lista de tus ingresos contra tus gastos haciendo un detalle minucioso de dónde podríamos ahorrar, ejemplo si la luz normalmente te llega de $400 puedes intentar bajar este gasto poniendo focos ahorradores o no teniendo más de 2 aparatos prendidos al mismo tiempo, por ejemplo la tele y la radio. Si lo intentas seguramente podrás tener algún ajuste en este gasto bimestral fijo. Y así podríamos enumerar una serie de ejemplos de ahorro.

o o o La intención de este listado es actuar con disciplina para llevar a cabo el plan que nos llevará a los resultados financieros que esperamos. Siempre téngalo en un lugar visible y así le recordara los compromisos a corto plazo que tenemos que cubrir.

Si los ingresos son mayores que los gastos previstos, tendremos un excedente de dinero, que si la previsión está bien hecha y contempla todos los gastos podremos destinar a reducir nuestras deudas y créditos. Se trata de un dinero que si no lleváramos un control de pagos casi con toda seguridad gastaríamos en otras cosas no necesarias

.

Hemos visto cómo planificar los gastos fijos y variables o reducir las deudas. Pero hablábamos siempre de los grandes pagos que todos sufrimos: hipoteca, coche, luz, agua, teléfonos. Pero hay un factor al que pocos prestamos atención y que puede suponer un cambio en nuestra situación financiera: los pequeños gastos.

o Diariamente gastamos dinero en cosas que no son imprescindibles para mantener nuestro nivel de vida. Por ejemplo, tomamos café en la cafetería, fumamos, compramos chicles, llamamos continuamente por el móvil, compramos la prensa, compramos agua de botella, etc.

o El gasto de cantidades en principio tan pequeñas puede ser evitado: podemos tomar el café en casa, dejar de fumar (con lo que ganaremos en economía y también en salud), no masticar chicle compulsivamente (sólo a veces para refrescar la boca, por ejemplo), llamar por el móvil sólo para cosas importantes (no por tonterías), leer las noticias en las ediciones digitales de los periódicos o evitar tomar el coche hasta para ir a la esquina (podemos ir andando o en transporte público), podemos beber agua potable del grifo o tener en casa un sistema de filtrado (a medio plazo se amortiza con creces). Todo esto hará que ahorremos mucho dinero.

o o El problema está en que al ser gastos individualmente tan pequeños, no les damos importancia. Definitivamente al hacer este gasto que pareciera pequeño con el tiempo y su frecuencia se trata de gastos grandes y que pueden ayudar a pagar otras deudas más importantes. lo que parecen pequeñas cantidades sin importancia son, en realidad, magnitudes muy grandes cuando las acumulamos a lo largo de los años.

Aprenda a organizarse y sea consciente de que lo principal que es pagar sus deudas, antes que pretender ahorrar dinero. Si en este momento tiene una deuda que le cobra un interés bajo, analice y si su plan financiero se lo permite, probablemente no sea necesario pagar la totalidad de ésta con el fin de no descapitalizarse y poder destinar ese dinero a otros rubros, como el ahorrar. Con la finalidad de empezar un fondo o ahorro se debe revisar a profundidad los gastos realizados mensualmente para eliminar los que no son tan significativos y de los cuales se pueda prescindir.

o Decida qué asuntos tienen mayor prioridad, cuáles son más cercanos de alcanzar y los que más convenga cumplir.

o o Los ahorros también tienen la finalidad de apoyarnos en casos de emergencia o en la adquisición de bienes y servicios que nos ofrezcan una buena oportunidad.

La optimización de nuestros recursos se basa en lograr objetivos financieros que estén orientados a darnos seguridad económica en el momento, pero también en el futuro.

o Si el caso lo permite, es mejor planear y manejar las finanzas de la familia con su pareja, así ambos estarán enterados de los movimientos de su dinero y entre los dos pueden dar buenas y mejores ideas para emplearlo. Así como también en caso de un imprevisto el otro sabrá como actuar ante cualquier suceso.

o o Si usted paga impuestos como asalariado, manténgase siempre al corriente; ya que una declaración fuera de límite de tiempo puede provocar un fuerte desequilibrio en sus finanzas, ya que además de la cantidad que va a pagar, tendrá que cubrir multas y recargos acumulados.

Tal vez piense que es muy pronto, pero es mejor y muy importante, tener su testamento listo, así podrá asegurarse en vida de que su patrimonio quede en buenas manos; además de que les evitará a sus seres queridos que tengan que realizar largos y costosos trámites. Ahora existen jornadas notariales en donde este tipo de trámites tiene descuentos hasta del 70%.

o El hecho de contratar un seguro para estos imprevistos es también una manera de invertir.

En Scotiabank contamos con un seguro de protección llamado FAMILIA + SEGURA en donde por un costo mensual muy bajo y en función a su edad y prima contratada, le pagamos una suma asegurada a sus beneficiarios en caso de fallecimiento del titular (que va desde 200,000 hasta 1,000,000) anticipándole 25,000 para gastos Inmediatos funerarios y por sólo adquirir este seguro le otorgamos GRATIS para usted y 4 personas más una membresía de salud con citas y consultas médicas a costos preferenciales, descuentos en laboratorios, ambulancias y asesoría médica telefónica sin costo.

Prima Mensual

S u m a A s e g u r a d a Rango Edad $200,000 $350,000 $500,000 $1,000,000 15 -35 36 - 45 46 - 55 56 - 60 61 - 65 $ 65.00 $ 100.00 $ 155.00 $ 300.00 $ 435.00 $ 115.00 $ 175.00 $ 270.00 $ 510.00 $ 745.00 $ 165.00 $ 245.00 $ 375.00 $ 715.00 $ 1,040.00 $ 330.00 $ 490.00 $ 750.00 $ 1,380.00 $ 2,080.00

En Scotiabank también contamos con un excelente sistema de ahorro llamado Scotia Ahorro Programado y es un servicio para personas físicas que consiste en realizar traspasos de una cuenta eje a una cuenta destino con fines de ahorro o inversión. Este servicio traspasará el monto que decidas en las fechas que definas, de tu cuenta de cheques o nómina a una cuenta de ahorro o inversión propia o de terceros, con la finalidad de que descubras lo fácil que es el hábito del ahorro. Te permite elegir la periodicidad que más se adapte a tus necesidades:  Diaria  Semanal   Quincenal Mensual  Semestral Puedes comenzar tu ahorro o inversión desde $50.

MANEJO DE LAS TARJETAS DE CRÉDITO Y DÉBITO

La principal diferencia es que la tarjeta de débito es dinero propio porque esta tarjeta esta ligada a una cuenta con recursos personales.

No se puede gastar más de lo que ahí hay por lo que no genera ningún interés que pagar, pero si lo tenemos en un instrumento que nos pague intereses, sí podemos recibir los mismos.

Las tarjetas de crédito son tarjetas en donde una institución financiera nos está prestando una línea de crédito con una determinada tasa de interés. Aprovéchala para facilitar tus pagos ya sea cubriendo una urgencia o sucesos inesperados. La tarjeta de crédito es de gran ayuda si la utilizas dentro de tu presupuesto y línea de crédito autorizada.

No la consideres dinero extra para gastar por arriba de tus posibilidades. Si comienzas a utilizarla para tu consumo diario puedes acumular una deuda que después te resultará difícil pagar.

Con las tarjetas de crédito podríamos no pagar intereses si sabemos manejarlas, ya que existe una fecha de corte y una fecha de pago y entre éstas podemos tener un beneficio de hasta 45 días sin que el dinero genere réditos; por ejemplo: Tarjeta +++234 Fecha de Corte 16 de Marzo Fecha de pago 7 de Abril

En este ejemplo si la persona gastara el día 18 de marzo (dos días después del 16 de marzo que ya cortó la tarjeta de crédito), tendría que pagar hasta el 7 mayo por lo que puede gozar de los recursos hasta por 40 días sin pagar intereses (esto pagando siempre los totales). Éste es un claro ejemplo que si sabemos jugar con estas fechas de corte y pago podemos aprovechar verdaderas oportunidades sin descapitalizarnos.

Cubre puntualmente tus pagos. Cada vez que dejas de pagar a tiempo aumenta tu deuda y puede derivar en un registro negativo en tu historial crediticio. Abona más del pago mínimo mensual señalado en el estado de cuenta para reducir el monto y plazo de tu deuda, y mantener el control.

Un gran foco rojo es cuando estás utilizando el efectivo que te puede llegar a brindar las tarjetas de crédito para cubrir los pagos mínimos de otros créditos.

Utiliza sólo las tarjetas necesarias (ahora lo más recomendable es no más de 2). Cancela las tarjetas que no uses porque te generan cuotas anuales y se convierten en una tentación.

No te enganches con los meses sin intereses. Si no los sabes utilizar estás adquiriendo deudas que a lo mejor puedes tardar de 1 a 2 años en pagarlas. Las deudas a futuro son peligrosas para la economía porque aún cuando no generen intereses ya es un dinero comprometido por mucho tiempo. Este tipo de crédito es muy favorable cuando se consume algo de primera necesidad y que además en ese momento existe una buena oferta en el precio.

Es recomendable que tu nivel de endeudamiento no sobrepase el 30% de los ingresos totales.

Para concluir

La familia emprendedora es aquella que demuestra unidad, esfuerzo y dedicación para sacar adelante las metas y objetivos que persigue de manera solidaria. La familia es la principal empresa que tenemos entre manos y, como toda empresa, debe tener proyectos en los que todos sus miembros se involucran de manera activa, libre y responsable.

Uno de los aspectos más importantes que debemos llevar todos juntos es la economía familiar. Todos los miembros de la familia podemos colaborar para conseguir una economía familiar sana.

Generalmente, los padres son los que manejan el dinero y elaboran un presupuesto de gastos y de ingresos. Y aunque los hijos todavía no estén en condiciones de ingresar dinero por su edad o por estar estudiando sí están en condiciones de gastar menos, de cuidar más las cosas que usan, de no crearse necesidades “innecesarias”, de tener conciencia del ahorro, etc. Esto también se aprende en familia.

Una regla de oro personal y familiar es que nunca se debe gastar más de lo que se ingresa, ni se debe gastar todo lo que se ingresa, sino que se debe gastar menos de lo que se ingresa, guardando un porcentaje de dinero como previsión para necesidades futuras.

Las necesidades primordiales son lo primero que hay que satisfacer en un hogar y, cuando sea posible, las superfluas. Llevar un estricto régimen presupuestario, planificar el gasto y ahorrar sí que es posible hacerlo, y con optimismo. El presupuesto hay que revisarlo y adaptarlo con frecuencia porque siempre hay “imprevistos”.

Lo primero es pagar las deudas contraídas, los seguros, los gastos imprescindibles. Hay que intentar usar lo menos posible las tarjetas de crédito, ya que el crédito excesivo necesariamente convierte el ahorro en un imposible. Nunca debemos vivir por encima de nuestras posibilidades económicas y esto es un lema de vida para toda la familia.

Las crisis económicas no son tan malas como parecen, pues nos enseñan muy bien esta lección.

El consumismo excesivo, el despilfarro económico, crearse necesidades ficticias, la adicción a comprar y a gastar no nos hacen personas más felices ni personas con más carácter. Gastar más y aparentar tener más no nos hace personas más importantes ni más valiosas. Es evidente que las personas valen más por lo que SON que por lo que TIENEN. Y los padres tienen que enseñar esto a sus hijos, primero con el propio ejemplo.

Planificar la situación patrimonial de la familia implica una visión a corto plazo, a mediano plazo y a largo plazo. No sólo hay que analizar los gastos del próximo mes, sino los de todo el año y los de futuros años. Hay que hacer un inventario de lo que tenemos en el presente (dinero, inversiones, propiedades, etc.) y delinear importantes objetivos financieros futuros; por ejemplo, poder financiar el postgrado de los hijos, aunque todavía estén pequeños.

De ahí la necesidad de planificar el consumo y el ahorro; esto implica inteligencia, responsabilidad, visión de conjunto y visión de futuro para vivir bien y con calidad de vida, sin el agobio de las deudas imposibles de pagar por la falta de una adecuada planificación de la situación patrimonial de la familia.

La mesura, el equilibrio, el autocontrol

son virtudes humanas necesarias para vivir felices y garantizarnos una adecuada calidad de vida.

El consumismo a todos nos llega, nos bombardea por todos lados atrapándonos por todos los sentidos. La cultura consumista nos “manipula” para gastar, gastar y gastar como si esto fuera la fuente de la felicidad y de la autorrealización personal. Por eso, hay que estar alerta.

Otra regla de oro es estar contento con lo que cada uno tiene ahora y disfrutarlo. Hay que disfrutar con lo que se tiene cada día y ser agradecido. Esto no es conformismo, sino realismo y aunque siempre se aspire a más y mejor, no hay que esperar a disfrutar de la vida cuando en el futuro se tenga más, sino a disfrutar de la vida con lo que se tiene en el presente.

La libertad financiera sólo la puede dar el ahorro y la inversión.

Habrá libertad financiera si separamos un 10% de nuestros ingresos y no lo tocamos para nada.

No hay libertad financiera cuando en una familia con un muy alto nivel de gastos, el padre y la madre tienen que trabajar sin descanso para poder mantener ese altísimo nivel de vida, pero con muy poco tiempo para disfrutar de su familia y de aquellas cosas que los hacen felices.

Obviamente hay que trabajar intensamente para generar ingresos activos, pero con un orden de prioridades para no “desplazar” a la familia o a los padres.

relegarla a un segundo plano creyendo, equivocadamente, que es más importante darle dinero que tiempo. El nivel de gastos de una familia nunca debería “esclavizar” La economía familiar es un trabajo en equipo, es una tarea conjunta entre padres e hijos que debe asumirse de manera positiva y entusiasta, sobre todo en los momentos de escasez. Es una realidad constatable que, muchas veces, las familias más felices y más unidas, son aquellas que tienen los gastos muy limitados, haciendo a todos sus miembros personas más conscientes, compasivas y más solidarias con los demás.