LEYENDA CASTELLONENSE LA BALMA En la provincia de Castellón, en el término municipal de Zorita del Maestrazgo, población fundada por los musulmanes.

download report

Transcript LEYENDA CASTELLONENSE LA BALMA En la provincia de Castellón, en el término municipal de Zorita del Maestrazgo, población fundada por los musulmanes.

LEYENDA CASTELLONENSE
LA BALMA
En la provincia de Castellón, en el término municipal de Zorita del Maestrazgo, población fundada por los musulmanes y conquistada por Jaime I, a 3 km del casco urbano, a 129 Km. de Castellón de
la Plana y a 201 Km. de Valencia, se localiza el Santuario de La Balma.
Está enclavado en una montaña conocida como la Tossa, ubicado en una balma o abrigo natural…
Junto al río Bergantes.
Balma es un nombre céltico para referirse a una cavidad subterránea o cueva. El santuario rupestre es un edificio religioso de estilo renacentista, construido entre los siglos XVI y XVIII y formado
por un conjunto de dependencias con iglesia y hospedería, que ofrece servicio de restaurante.
Su origen se pierde en la noche de los tiempos: quizá antes de la llegada del cristianismo ya era un lugar de culto pagano, o inicialmente fue una cueva de anacoretas que evolucionó con el paso del
tiempo al ser centro de peregrinaje para la sanación de enfermedades consideradas diabólicas, hasta convertirse en el santuario actual…
El culto cristiano se inicia en la Baja Edad Media, cuando un pastor de Zorita, que era manco, tiene una visión de la virgen en la cueva: queda deslumbrado por una extraña luz que salía de la piedra para
bendecirle y obrar el milagro de devolverle el brazo…
¡ Y así se hizo !
… La imagen de la Madre de Dios indica al pastor su deseo de que construya una ermita allí mismo, en la Balma, para ser refugio religioso de las gentes de toda la comarca…
Al santuario se accede por una gran escalera…
En el interior de la ermita-iglesia, una gran cueva alargada, vemos la imagen de la Virgen de La Balma rodeada siempre de cirios y protegida por varias rejas.
Y al lado miles de exvotos que cuelgan de las paredes…
En agradecimiento o petición de sanaciones milagrosas…
Cuenta la leyenda que los habitantes del pueblo temían que les robaran la imagen de su virgen, por lo que un buen día la trasladaron desde la Balma a la iglesia de Zorita. Pero cuando acudieron
al día siguiente para rezar vieron que no estaba donde la habían dejado...
Pasaron todo el día buscando, hasta que un campesino la encontró en la cueva de la Balma…
Así que por segunda vez, depositaron a la virgen en su iglesia del pueblo…
¡Y cuando amaneció vieron que de nuevo la imagen había desaparecido!.
Esta vez fueron directamente al santuario a buscarla…
¡ Y sí, allí estaba, en su capilla!
¡Por tercera vez volvieron a llevársela, pero ahora decidieron vigilar durante la noche para saber quién hacía estas trastadas!.
Como no vieron a nadie merodeando, se fueron y al alba entraron a orar para dar las gracias.
Sabiendo entonces que debían acudir a la Balma a buscarla decidieron dejarla allí, porque interpretaron que era decisión no humana, sino divina que allí
permaneciera…
Ya antes de existir el santuario, las cuevas son descritas como lugares de visiones y exorcismos: el
franciscano Gil de Zamora en su libro(“QUARTO DE DEMONIACIS ET LIBERTAIS AB AEGRITUNIDIBUS
VARIIS”) menciona las prácticas de posesión diabólica en La Balma.
No obstante, el lugar más impactante es una cueva superior a la iglesia, conocida entre los lugareños como
“La Cueva del Diablo”...
En ella se realizaban los rituales de exorcismo y, aún hoy, algunos visitantes dicen
percibir una cierta energía ancestral en su interior...
Es el momento de viajar en el tiempo y situarnos en la España de finales del XIX, cuando los exorcismos dejan de ser dirigidos en el santuario por clérigos autorizados por la iglesia y les sustituyen
hechiceras y espiritistas en los rituales hasta los años posteriores a la guerra civil en que son prohibidos.
Tres mujeres, tenidas como hechiceras, "enlutadas, viejas , huesudas y muy marcadas“,llamadas “las caspolinas”(venían de Caspe), realizaban sus rituales para liberar a los poseídos y curarles con sus
exorcismos.
El ritual de purificación consistía en que los familiares de los ‘poseídos’ que los habían llevado allí, les ataban cintas de colores a los dedos de las manos y de los pies para que los demonios no salieran por
la boca porque creían que se quedarían mudos…
…Durante el exorcismo, los enfermos se revolcaban y se tiraban entre sí de los pelos, gritando y escupiendo,mientras un grupo de fieles pagados por ellos, cantaban los gozos en un sonsonete y cuanto más
cantaban, más rápido desaparecía el mal.
Pero en La Balma también hubo prácticas de
espiritismo ya en las décadas de los cincuenta y
sesenta, se recreaban incluso apariciones de
difuntos...
…Cuentan decenas de testigos que por aquellos
años, un ser extraño, negruzco, bajaba por la
ladera del barranco acercándose a los caminantes
que se adentraban en la serranía.
Y para protegerse de tal aparición, por suscripción popular, se instaló una cruz en la misma entrada de la Cueva del Diablo. Desde entonces, aseguran aliviados, que no se ha vuelto a ver la tenebrosa
figura.
La pura realidad era que la mayoría de los endemoniados eran simplemente epilépticos, enfermos
mentales o esquizofrénicos; los asistentes a los ritos gente pobre, analfabeta y hambrienta, muy
supersticiosa, a quien “brujas”, “espiritistas”y demás cuentistas o timadores sin escrúpulos
aterrorizaban sacándoles el poco dinero que tenían, todo ello dentro de un paisaje digno de la España
más profunda,
Una España en que el médico facultado estaba a kilómetros y donde los viejos remedios
heredados estaban a la orden del día…
Todo ello arropado inicialmente por el manto del sacerdote o el clérigo de turno y con el
visto bueno de la jerarquía católica que, con su doctrina del cielo reparador y el infierno
ardiente lleno de demonios, jugaba un papel fundamental en avivar el fuego de la
superstición …
Algunos testimonios directos de lo sucedido en La Balma.
-El caso de Josefa Monteverde de 33 años, vecina de Teruel, que tras un interminable ritual, cayó en estado cataléptico y ante los cánticos de las hechiceras ..... ¡Que
salga por las manos!... ¡Que salga por los pies!.., la posesa se desvaneció, despertando sana y en gracia de Dios.
-El de Rosario Uso Petit, de Burriana, poseída por Satán, visto por más de 8000 asistentes, Mariano Oliver, poseído aragonés que levitó ante decenas de testigos; o
Joaquín Fontcuberta, el marinero al que las caspolinas dejaron sin remedio para su maldita dolencia…
“La primera semana de Septiembre son las fiestas patronales de Zorita y también las del santuario de La Balma : se celebra una gran fiesta anual el 8 de Septiembre, a la que acuden centenares de familias para vivir los actos que conmemoran la
aparición en el siglo XIII de la Virgen de La Balma ,bien por su gran devoción, o para que algún pariente sea curado con los exorcismos que le dice el cura en la ermita, cuya imagen goza de antigua fama para curar a los endemoniados (…)”
Bernardo Mundiana: Historia, Geografía y estadística de la Provincia de Castellón (1872).
Sale la procesión desde la iglesia de Zorita hacia La Balma (antiguamente se realizaba toda a pie) y se
santuario…
bailan danzas medievales al compás de la "dolzaina" y el tambor hasta llegar a la Cruz Cubierta, a unos 200m del
Este templete tiene en la cúpula pinturas con motivos religiosos cuyo tema es la lucha entre el
Bien y el Mal, muy acorde con la escena que se desarrolla al llegar la comitiva…
…Aparece el “Dimoni de La Balma”, que impide el paso a la procesión, vestido con el tradicional
traje del diablo del que cuelgan serpientes, culebras y sabandijas; se dan en dicha cruz unos
parlamentos antiquísimos denominados “del Ángel y del Demonio”, con los cuales se intenta
proseguir el devoto camino pese a los impedimentos del maligno…
Estamos en el momento cumbre de la jornada: la lucha entre el bien, un niño vestido de ángel, y el mal, encarnado por un hombre disfrazado de demonio…
…Lo positivo contra lo negativo, la luz contra la oscuridad, y la danza que tiene lugar relata los esfuerzos de la luz para derrotar a las tinieblas.
Finalmente, y como no podía ser de otro modo, el bien (ángel) vence al mal (demonio) y la procesión, durante la cual se
interpretan danzas ancestrales con atuendos de siglos anteriores que muestran siempre la victoria del Bien sobre el Mal, puede
seguir su camino hasta el santuario.…
Resulta inquietante saber que aún hoy, alguna gente se acerca hasta el lugar para arrancar un
puñado de tierra rojiza del interior de la gruta de sanación que mezclan con agua.
Su arcilla, ingerida al instante, se sigue considerando un ungüento contra los males de
ojo, creencia mantenida en el microcosmos del Maestrazgo. …
Este montaje ha sido elaborado por Cristina Sanfrancisco para su
colección de “Leyendas de la Comunidad Valenciana”, cuyo objetivo no
es otro que la divulgación cultural.
Además de los libros citados, se usó material en red publicado por
Francisco Contreras Gil y otros de imágenes sobre el tema.
En Valencia a 22 de Mayo 2015